lunes, 19 de noviembre de 2012

LA TERCER CAUSA DE MUERTE SON...LOS MÉDICOS

Este artículo del Journal of the American Medical Association (JAMA), la revista médica de mayor circulación y más prestigiosa del mundo, documenta la tragedia del paradigma médico tradicional, derrumbando falsos mitos sobre estos profesionales falazmente sobrevalorados en nuestra sociedad.
Esta información es la continuación de un Informe del Instituto de Medicina que apareció en los medios en diciembre de 1999, pero que nunca se reflejó  en una publicación con reseña académica como ahora sí lo hace a través del JAMA.
Segùn el artículo, escrito por  la Dra. Barbara Starfield, de la Escuela de Higiene y Salud Pública John Hopkins, de EE.UU., los médicos son la tercer causa de muerte en ese país,  luego del cáncer y las enfermedades cardíacas, matando a alrededor de 250.000 personas cada año y es posible que el número se quede corto si se tiene en cuenta que en la mayoría de las notificaciones de muerte se describe la causa de fallo del órgano sin considerar la iatrogenia (complicaciones en los tratamientos).
Este es el resùmen de muertes anuales por incompetencia médica:
12.000 – cirugías innecesarias
7.000 – errores de medicación en hospitales
20.000 – otros errores en hospitales
80.000 – infecciones en hospitales
106.000 – efectos negativos de medicamentos (que no son errores)  recetados por mèdicos
La Dra. Starfield  advierte sobre cómo interpretar estos números: en primer lugar, la mayoría de los datos provienen de estudios realizados en pacientes hospitalizados, en segundo lugar, las estimaciones son solamente de muertes, y no incluyen los efectos negativos asociados a la incapacidad o al malestar, en tercer lugar, las estimaciones de muertes debidas a errores son más bajas que las del informe del Instituto de Medicina.
Si se utilizan las estimaciones más altas, las muertes debidas a causas iatrogénicas estarían entre 230.000 y 284.000.
Aún así, con 225.000 muertes por año mantendría su lugar en el ránking como la tercer causa de muerte en los EEUU.
Otro análisis concluyó que entre 4% y 18% de los pacientes regulares experimentan efectos negativos en ámbitos ambulatorios, incluídos: 116 millones de visitas extra al médico,  77 millones de recetas extra,  17 millones de visitas a la sala de emergencias,  8 millones de hospitalizaciones,  3 millones de admisiones por tiempo prolongado,  199.000 muertes adicionales y 77.000 millones de dólares extra de gastos.
El alto costo del sistema de salud se considera un déficit, pero parece ser tolerado por la creencia de que el mayor gasto proporciona más salud salud.
Sin embargo, la evidencia de algunos estudios indica que hasta el 20% o 30% de los pacientes recibe cuidados inadecuados, y entre 44.000 y 98.000 de los mismos mueren cada año como resultado de errores médicos.
Existe una percepción sobre que el mal comportamiento de los pacientes ( fumar, tomar alcohol, consumir excesivas grasas, no obedecer los consejos mèdicos ) es la principal causa de muerte, pero los datos no apoyan este supuesto y señalan la incompetencia del médico en los tratamientos como la principal causa.
Está claro que la falta de tecnología no es un factor que contribuya en esta estadística realizada en los Estados Unidos, que se ubican segundos (después de Japón) en cuanto a disponibilidad de unidades de imagen por resonancia magnética y de tomógrafos computados, por cada millón de personas.
Japón es precisamente el país del mundo ubicado en el primer lugar en cuanto a éxitos médicos tal vez porque limitan la utilización de tecnología al diagnóstico, y no incluyan altas tasas de tratamiento, mientras que en los EE.UU., aparecen  relacionadas a mayores tasas de tratamiento.
Dando sustento a esta posibilidad, existen estadísticas que muestran que el número de empleados por cama (al equivalente de tiempo completo) en los Estados Unidos es el más alto entre todos los países del ránking, mientras que en Japón el número es muy bajo,  lo que se puede atribuir a la habitual práctica de que los miembros de la familia cuiden a los enfermos, en vez del personal del hospital.
En raras ocasiones los medicamentos, la cirugía y los hospitales son la respuesta a los problemas de salud crónicos, como se ha interpretado con sabidurìa en Japón, donde en muchos casos se "receta" sólo cuidados amorosos,  claves para estimular y maximizar la capacidad de sanación natural  que todos tenemos. mejorando la alimentación y el estilo de vida para promover la cicatrización de heridas emocionales y espirituales que subyacen a la mayoría de las enfermedades crónicas.

1 comentario:

Tito Ramírez dijo...

Buena estrategía la de Japón, estoy de acuerdo con eso y es muy real.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...