jueves, 20 de enero de 2011

LOBSANG RAMPA, EL ENIGMÁTICO LAMA TIBETANO BRITÁNICO QUE FUE NAZI Y FONTANERO





Corrían los años cincuenta, cuando un personaje de gran contextura física que vestía como monje tibetano y ante cuyo paso todos se tumbaban asombrados por lo excéntrico de sus vestimentas, irrumpió en las oficinas de la editorial londinense Secker & Warburg.
Hablando un perfecto ingés, se presentó ante el encargado que lo atendió como el doctor Tuesday Lobsang Rampa, le informó que era un lama nacido en el Tibet que había sido educado y entrenado en el monasterio-hospital Chakpori de Lhasa, que posteriormente había estudiado medicina en la universidad china de Chungking ( aparentemente, habría dejado un diploma que lo certificaba, aunque nunca pudo confirmarse ), y que había sido torturado por los japoneses como prisionero de guerra durante la Segunda Guerra Mundial, y por los rusos al lograr escapar de sus captores hacia Moscú .
Pidió al encargado que considerase publicar su autobiografía ( la cual, explicó, no había escrito por placer sinó por haberle sido ordenado por sus maestros quienes le indicaron que “los occidentales no pueden encarar la Verdad y la prefieren disfrazada con el ropaje de la parábola” ), que se titulaba 'El Tercer Ojo', y luego de dejarle el manuscrito se retiró saludando muy cortesmente.
El personaje dejó fuertemente impactado y desconfiado al encargado de la editorial ( como luego lo haría con el resto del mundo, desde un karma que lo acompañaría hasta su muerte ) quien así lo comunicó a los editores cuando les presentó el borrador dejado por Rampa, comentándoles que le había llamado mucho la atención sus rasgos extremadamente anglosajones como así también su perfecta pronunciación del idioma inglés ( “con acento de Devonshire” ) en contraste con su historia y su vestimenta oriental, controversia que fue confirmada por todos quienes estaban presentes en la editorial en aquel momento.
Los editores leyeron el escrito, quedaron fascinados e inmediatamente olfatearon dinero contante y sonante.
Sin embargo, teniendo en cuenta lo advertido por el encargado, no se fiaron de la historia contada por Rampa, y antes de tomar la decisión de publicar el libro, enviaron el manuscrito a varios expertos para que dictaminen si tenía visos de autenticidad.
El antropólogo Agehananda Bharati, el diplomático colonial indio residente en Lhasa Hugo Richardson, el estudioso orientalista Marco Pallis, y el escritor documentalista Heinrich Harrier coincidieron en su respuesta señalando que se trataba de un fraude indiscutible, e incluso una falta de respeto hacia las tradiciones tibetanas.
Se desconoce si debido a otras opiniones favorables a la obra ( se envió a una veintena de expertos, de los cuales sólo se conoce públicamente la opinión disidente de los cuatro ya nombrados ) o al simple deseo de lucro, pese a estos dictámenes desfavorables los editores decidieron publicar el libro.
La obra estaba hábilmente escrita, siendo por momentos fascinante, y mezclaba verdades con fantasías, en una forma directa y sencilla que no sólo hizo rabiosamente popular a Rampa en todo el mundo ( y rico, ya que se vendieron cientos de miles de copias ) sinó que el extraordinario impacto que tuvo el libro inició un fenómeno inesperado hasta por él mismo: se transformó en el indiscutible precursor de la “invasión” espiritual oriental sobre occidente, convirtiéndose en el único interlocutor aceptado popularmente en ese entonces capaz de divulgar yoga ( al cual llamaba despectivamente “malabarismo” ), vegetarianismo, hipnosis, áurea, transmigración, viajes astrales, la existencia de un “Registro Akhásico” de la humanidad, la Hermandad Blanca de los Himalayas, el karma, el tercer ojo ( relataba que al suyo extrañamente se lo habían abierto “quirúrgicamente” sobre su frente ) , el aura humana y otras ideas que hoy están muy extendidas y reconocidas pero que en ese entonces eran rechazadas de cuajo por la sociedad occidental. Sin embargo, la Segunda Guerra Mundial había dejado un enorme bache espiritual en un occidente que era, subconscientemente tal vez, campo de cultivo ideal para la puesta en circulación de ideas, creencias y términos de espiritualismo y esoterismo oriental de los cuales Lobsang Rampa se convirtió en su primer embajador y que hoy cuentan con amplios círculos de creyentes.
Tal vez como consecuencia del éxito del libro, los airados expertos cuyos dictámenes sobre la fraudulencia de la obra habían sido desoídos por la editorial, decidieron investigar a Rampa por su cuenta, contratando a un detective privado de nombre Clifford Burguess.
Este no tardó en averiguar y denunciar mediáticamente que el presunto lama era “sólo” un fontanero irlandés, Cyril Henry Hoskins ( que luego había cambiado legalmente su nombre por el de Carl Kuon Suo ), que jamás había estado en el Tibet ni era erudito en temas espirituales ni esotéricos y que sólo era un adepto lector de obras de ciencia-ficción y de las obras de Madame Blavatsky.
Esta acusación dio orígen a un nuevo libro de Rampa, “Historia de Rampa” en el cual contesta las acusaciones explicando que efectivamente había transmigrado su cuerpo astral desde su cuerpo físico ( que estaba mortalmente debilitado ) hasta el del ciudadano británico dedicado a la fontanería. Esto provocó que fuera más atacado aún por la prensa, acusándolo de farsante y charlatán, a lo que Rampa respondíó:.
"No está bien recordar demasiado el pasado cuando tenemos por delante el futuro"(...) "el único medio de obtener respuestas a nuestras preguntas es dejar éstas sin respuesta, y recoger conocimientos, deduciendo e infiriendo. El que quiere absorber demasiado, sufre de indigestión mental y retrasa tristemente su evolución y desenvolvimiento personal ¿Cuál es el único medio de progresar? Esperar hasta ver"(...) " Las gentes de Occidente, salvo una minoría muy pequeña, todo cuanto desean es guerra, sexo, sadismo y el derecho a inmiscuirse en los asuntos de otros"(...)"están cegados por esa ignorancia que cada cual se impone a sí mismo"(...) "muchos se mofan de las cosas que no comprenden: llaman 'tramposo' al que tiene facultades que ellos no poseen y se desatan en un frenesí de vituperios contra quienes osan ser de algún modo 'diferentes'"(...) "Permítaseme decir, del modo más tajante, que todos mis libros son absolutamente verídicos. Cuanto he escrito, es cierto y recoge mi experiencia personal."Soy un lama tibetano que llegó al mundo occidental prosiguiendo su destino".
Socialmente, las agresiones contra Rampa eran sólo el preludio de actitudes similares que se descargarían contra las sectas y gurús que pulularon en los años sesenta, en el contexto de los desordenados, contradictorios, mal documentados y muchas veces errados intentos de occidente de importar espiritualidad oriental ( se contactaban teólogos y crueles líderes políticos de las religiones oficiales, que nada podían aportar de espiritualidad, o "chantas"embaucadores que sólo buscaban sacar tajada económica y salvarse de la pobreza que prevalecía en oriente ).
En la otra vereda, Lobsang Rampa generó un enorme número de adeptos que aceptaron sin cuestionamientos su explicación transmigratoria y lo consideraron un maestro de la metafísica que explicaba magistralmente conceptos enormemente complicados con absoluta sencillez.
Quizás quien mejor definió al personaje fue Philip Porter ( quien pasó más de diez años investigándolo ): 'No pienso que fuera cien por cien auténtico, , pero no hay duda de que fue alguien extraordinario. Yo me inclinaría por dejar todas las posibilidades abiertas, dadas las innumerables incógnitas que lo rodean'.
A mediados de 1984 surgió un nuevo rumor sobre el personaje: que en realidad era uno de los nazis enviados por Hitler en una de las tantas expediciones llevadas a cabo en aquellos tiempos por los alemanes al Tibet, y que encontrándose aún allí se había producido la derrota de Alemania en la guerra y por lo tanto había desertado refugiándose secretamente en Gran Bretaña asumiendo su personalidad de fontanero.
Esto motivó una muy seria reacción por parte del Instituto Qumram de Jerusalén, que publicó un panfleto titulado “Los ocultos caminos de Amalec”en donde denunciaban una conspiración para destruír la civilización judeo-cristiana y en el cual citaban varios de los textos de Rampa para demostrar que era un agente secreto de los tibetanos y enemigo declarado de los judíos, y que transmitía su mensaje con simpleza, inexactitudes e invenciones de ex profeso para interesar y recultar a un público ignorante.
La dirección de contacto que figuró en sus libros (Dr.T.Lobsang Rampa, BM/TLR, London, W.C.I.,England ) es inexistente, según el Royal Mail británico.
Cierta vez, su editor le habló en tibetano sin previo aviso y Rampa quedó totalmente desorientado haciéndose evidente que no hablaba tibetano.Cuando su editor se lo dijo, sufrió un aparente desmayo y tras él explicó que un “bloqueo hipnótico” le había impedido momentáneamente entender su propio idioma.Rampa afirmaba haber conocido personalmente al XIII Dalai Lama ( ya fallecido para ese entonces ), pero su sucesor el XIV Dalai Lama al ser consultado acerca de Rampa, declaró escuetamente no saber nada de nada de él.Incluso en una entrevista realizada por Fernando Sánchez Drago en el número 9 de la revista “Más Allá”el Dalai fue preguntado si había leído algo de Lobsang Rampa, a lo que éste contestó: “Muy poco.Sé que es un escritor famoso en Europa y América, pero desgraciadamente no tengo tiempo para leer novelas imaginarias”.
Sus editores nunca mostraron públicamente el supuesto diploma chino de licenciado en medicina y su viuda Sarah Rampa, es ilocalizable.
Hoy día tanto entendidos como aficionados aceptan como irrebatible el hecho de que no era tibetano ( ni lama ) sinó británico, aunque esto no cierra el hecho de que si era fontanero, era a la vez un gran inspirado, ya que tenía verdaderamente estilo como escritor, y una redacción y sintáxis que hace extremadamente difícil de creer tan humilde orígen y educación.
A pesar de ello, tuvo una exitosa carrera literaria de 25 años y 20 libros escritos, y todas sus obras continúan siendo reeditadas hasta el día de hoy.La antología “El Testamento de Lobsang Rampa” vá por su quinta edicion y en cualquier librería más o menos surtida se puede conseguir sin inconvenientes cualquiera de sus libros.La esencia de su mensaje se encuentra indudablemente en sus tres primeras obras, El Tercer Ojo, El Médico del Tibet y El Cordón de Plata.La calidad de sus libros fué decayendo alarmantemente a medida que escribía y tomaban preponderancia delirios cada vez más absurdos ( llegó a afirmar que uno de sus libros le había sido dictado telepáticamente por su gata).
En su último escrito, hizo predicciones absolutamente desacertadas e incluso bizarras: que el comunismo invadirá Europa, que EE.UU. y Gran Bretaña se fusionarán, que Brasil, Francia y Rusia se unirán para atacar Alemania, y que para el año 2004 rusos y chinos protagonizarán una guerra espacial terrible, que en 2008 llegarían otros humanos desde el espacio y se iniciará una era dorada. La decadencia en la venta de sus libros ya era abrupta para ese entonces ( ninguno alcanzó los niveles de El Tercer Ojo ) y las críticas de fraude continuaban por lo cual Rampa decidió emigrar, iniciando un periplo que lo llevó primero a Irlanda, luego a Uruguay y finalmente a Canadá, donde falleció en 1981, coincidiendo su muerte con la de la madre del XIV Dalai Lama.Jamás reconoció, públicamente al menos, que su obra era producto de su imaginación ( aunque tampoco nunca fué expresamente repudiado por su supuesta injuriada, la religión tibetana ) y el hecho de que se mantenga presentada como real desmerece todas sus virtudes, que no son pocas.

10 comentarios:

Manuel Lujan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Manuel Lujan dijo...

Sea verdad o no lo que afirma este autor en sus libros, igual siento un respeto por el, porque el conocimiento que comparte en sus escritos hizo tener muchos lectores..

Anónimo dijo...

Los escrito de Lobsang Rampa son ciertos, autenticos, por desgracia el ser humano no esta capacitado para entenderlos....

ress dijo...

yo conoci 2 familiares mios que tenian esas facultades nparanormales cierto

mark dijo...

Muchas de las cosas que el expresa en sus libros son reales y estan comprobadas

Anónimo dijo...

Es verdad lo que escribió ,tanta sabiduría de donde la va sacar.siendo fontanero les parece que puede tener tanta imaginacion o inspiracion?era un enviado o preparado por los jardineros de la tierra ,hubo migracion en su cuerpo decrepito por las torturas ,si leyeran los libros con una mente abierta comprenderian la veracidad de lo que escribe,lo que fue el fontanero en su vida lo pueden certificar sus amigos de chico y el cambio en el seguramente alguien lo noto.las predicciones no se dieron todabia ,pero quien sabe si algunos lideres fueron influenciados por el?recuerden que son probabilidades las predicciones no son certesas

Pedro Guzman dijo...

Y lo mejor es que pudo hacer volar la imaginacion de tantos niños, expandir pensamiento mover seso, encolerizar a otros, perfecto artista

Anónimo dijo...

Puedo decir gracias a mi experiencia, inteligencia y razocínio que la lectura de las obras de mi querido maestro Lobsang Rampa me han servido de gran ayuda y me han echo ser lo que soy hoy en día.
E.Puch

Anónimo dijo...

"que fue nazi" y en el texto dice "se corre el rumor". Lobsang Rampa fué quién ayudó y sigue ayudando, con sus textos a miles de personas en éste mundo. El ser abyecto que redactó la nota, es menos que un insecto, es una cosa vil que repta por el mundo.

Ian Michelow dijo...

Fue un tremendo e inspirado escritor que comencé a leer en mi adolescencia, y su libro "El Médico de Tibet" ciertamente me marcó. No importa si ya se sabe de sobra el fraude, él ciertamente tenía un talento muy especial para escribir obras de ficción sumamente entretenidas e interesantes que invitan a reflexionar sobre la espiritualidad humana.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...