viernes, 28 de diciembre de 2012

LOS C.S.I. SON EFICIENTES SÓLO EN LA TELE: LOS VERDADEROS LABORATORIOS FORENSES DEL CRÍMEN SON UN DESASTRE, DENUNCIA EL DEPARTAMENTO DE JUSTICIA DE EE.UU.

El Departamento de Justicia de los EE.UU. está revisando miles de casos del FBI en los cuales se descubrió un trabajo forense  defectuoso que podría haber contribuido a la condena de personas inocentes, y lo peor del asunto es que los desastres de los laboratorios forenses no incluyen sólo al FBI. 
Los problemas con los laboratorios forenses han llegado a los niveles más altos del gobierno y se han extendido por todo el país, para teñir de sombras la intervención de la ciencia en casos penales.
El Departamento de Justicia, en concreto, ha anunciado una revisión de al menos 21.000 casos del FBI y de la unidad analista de fibras y pelos, para ver si los técnicos de laboratorio falsificaron informes y testimonios que podrían haber dado lugar a condenas erróneas. 
Pero hay otra cuestión: cerca de tres docenas de agentes del FBI capacitaron a 600 técnicos y 1.000 C.S.I. locales y estatales, y si los federales están utilizando métodos defectuosos, entonces es lógico pensar que los laboratorios cuyos forenses fueron entrenados con  esos métodos no ñp están haciendo mucho mejor. 
Sin embargo, por el momento el Departamento de Justicia no tiene planeado someter a revisión a los laboratorios locales, pese a la fuerte evidencia de la existencia de una investigación científica deficiente, que lleva a la gente a la cárcel.
Y se pone peor: en abril el periódico Washington Post, señaló en un artículo que el Departamento de Justicia tenía conocimiento de los errores de los médicos forenses desde hacía años, pero los fiscales ocultaron la información a los acusados y a sus abogados.
Incluso en un artículo relacionado escrito por Radley Balko en el periódico The Huffington Post 's señala que los científicos forenses pueden ser castigados por simplemente testificar por la defensa. 
En resumen,  un desastre para la justicia y la ciencia, que debería ser fuente de conclusiones objetivas basadas en hechos. 
Está visto que en la práctica no es así, y  que la  obsesión institucional por las estadísticas  y las presiones por las cuotas de captura y la resolución y cierre de casos pueden presionar y obligar a los científicos a tomar el camino más corto en lugar del de la verdad, incluso cuando la libertad o la vida de alguien está en juego ( esta actitud científica, lamentablemente, se repite también en otros ámbitos y la coloca más cerca de las mentiras enmascaradas entre números y fórmulas que de la objetividad que debería ostentar ).
La revisión deberá ser bastante penetrante y, si se le permite llevarla a cabo libremente ( cosa que dudamos ), debería re-definir la relación  entre el gobierno, el crimen y la ciencia para poder asegurar que eston no  vuelva a suceder.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...