jueves, 5 de julio de 2012

LAS PIRÁMIDES SUMERGIDAS EN EL TRIÁNGULO DE LAS BERMUDAS

Ya nos hemos referido brevemente a estos hallazgos descubiertos en la zona del famoso Triángulo de las Bermudas, protagonizado por varios submarinistas, y que ahora ampliaremos un poco más.
Todo comenzó cuando en 1968 el doctor en naturopatía Ray Brown, de Mesa, Arizona, EE.UU. hacía inmersiones con sus cuatro amigos estando de vacaciones en las Bahamas en las proximidades de la zona conocida como "la lengua del océano" por ser un lugar donde las profundidades caen repentina y abruptamente.
Perdió de vista a su grupo y mientras intentaba reencontrarlos, divisó un objeto oscuro con forma de pirámide al cual primero nadó alrededor y luego exploró en su interior, donde comentó que, pese a que no había llevado consigo su antorcha, la visibilidad era perfecta, pero como tenía poco oxígeno, debió regresar casi inmediatamente.
LA ESFERA ORIGINAL HALLADA POR EL DR. RAY BROWN
No obstante, se llevó consigo una esfera de cristal de 10 centímetros de diámetro que encontró en el interior de la estructura, que estaba sostenida por dos manos de bronce ennegrecidas, y que primero ocultó por temor a que le fuera confiscada por el gobierno y finalmente puso en exhibición en 1975 en Phoenix, y que presentaba en lo profundo de su forma cristalina tres imágenes decrecientes de pirámides.
Muchas personas en contacto con la esfera reportaron experimentar extraños fenómenos, como brisas o vientos que golpean en su cara, o curaciones, pero esto ya es harina de otro costal.
Posteriormente, en 1991 el oceanógrafo Dr. Verlag Meyer, por medio de un sonar detectó a 2.000 metros de profundidad la presencia de dos pirámides gigantescas, y más recientemente científicos franceses y americanos realizaron prospecciones en áreas del fondo marino del triángulo de las Bermudas, y confirmaron la presencia de estas pirámides de vidrio sólido ( o un material similar desconocido ), en posición vertical, con 300 metros de lado y 200 de altura que sería tres veces el tamaño que la pirámide de Keops.
En una conferencia brindada en Florida, EE.UU., se presentaron una gran cantidad de imágenes y datos computarizados de alta resolución que msotraban en tres dimensiones las pirámides perfectamente lisas, libre de los residuos y algas marinas.
Se explicó que estàn hechas de un material liso y traslúcido con dos grandes agujeros en su cúspide por donde fluyen las corrientes marinas, provocando vórtices y neblinas, que pueden verse desde la superficie, e incluso se las intentó relacionar con la desaparición de naves y aviones y con las extrañas fuerzas que afectan la navegación marítima y aérea en la zona.
En 1977, la expedición de Ari Marshall fue  a investigar una estructura reportada por el capitán pesquero John Henry que había detectado una enorme anomalía pétrea mientras utilizaba su sonar para rastrear bancos de peces, y  descubrió una  gigantesca pirámide a unos 45 metros de profundidad frente a Cayo Sal, también en las Bahamas ( una de las "fronteras" del Triángulo de las Bermudas ), e informó que el agua que la rodeaba era clara y luminiscente, emitiendo un resplandor verde fosforescente pese a que en esa zona la visibilidad es casi nula.
Su forma era más similar a las pirámides escalonadas mayas o aztecas, y parecía mostrar una pequeña construcción en su cúspide plana.
Misteriosas estructuras abovedadas son reportadas frecuentemente por pilotos en la zona del Triángulo de las Bermudas y alrededores, todos restos de una civilización globalizada asentada sobre un planeta geofísicamente diferente, que ante dramáticos y gigantescos cambios, fue literalmente ahogada por las aguas, convirtiéndose las que antaño eran sus cumbres en aislados archipiélagos ( en esta zona lo serían Cuba, Bahamas, Puerto Rico, Jamaica, República Dominicana, Haití, Nassau, y todas las islas del Caribe, e incluso Miami ) y el resto en un recuerdo genético en nuestra memoria tan oculto y submarino como sus restos.
  

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...